Menú de Navegación+



A Mucha Honra

¿Y tú de qué quieres hablar?

Manda tu colaboración a colaboraciones@silabario.com.mx

El tatuaje en Morelia, “en pañales”

Publicado Por a las 10:38 am en A mucha Honra | 0 comentarios

El tatuaje en Morelia, “en pañales”

Ulises Fonseca Desde los típicos nombres de las parejas, hasta imágenes más elaboradas en color y composición, el amor por el tatuaje en Morelia se encuentra en pleno crecimiento, aunque eso sí, aún es una cuestión de moda y falta que se afiance una cultura más sólida, de acuerdo con Rafael Rivera, dueño del estudio Tinta Morelia. Rafael Rivera es un tipo muy amable que recibió a Silabario en su estudio “Tatuajes Tinta Morelia”, ubicado en el centro histórico de la ciudad, para hablar del tatuaje, lo que piden los clientes y la evolución que ha tenido en la ciudad la práctica de colorear la piel. Del estigma a la moda No es necesario hacer una investigación sociológica o histórica para saber que el tatuaje ha estado rodeado por prejuicios y estereotipos, aunque esas visiones obtusas han cambiado con el paso del tiempo, como refirió Rafael Rivera: “ha sido un cambio positivo de la aceptación del tatuaje a nivel local, hay un boom”. Ese cambio lo ha experimentado en carne propia, pues luego manejar un estudio desde hace nueve años afirma que antes “sí era más restringido, no había tanta gente que se quisiera tatuar, en la actualidad sí hay más afluencia, más demanda por el tatuaje y el nivel ha crecido”. De hecho, relata que una década atrás Morelia aún estaba “verde” en el tatuaje, nivel que ha crecido mucho, en incluso la oferta de tatuadores se ha diversificado: “aquí en la ciudad hay entre 15 y 20 estudios de tatuajes, aparte hay muchos tatuadores que trabajan en sus casas”. Los pedidos El amor, o mejor dicho, el enamoramiento, se manifiesta también con mensajes en la epidermis, pues como dice Rivera “lo más recurrente aún son los nombres, también tatuajes pequeñitos como corazones, mariposas, florecitas, los infinitos, letras, fechas”. Pero a la par de esto, refiere que también es posible ver trabajos más elaborados, “reproducciones de fotografías, hiperrealismo, espaldas o brazos completos con dibujos más completos”. Además, señala que hay ocasiones en que se piden imágenes que podrían ser consideradas burdas, “pero que a la persona que lo porta le significa algo, por ejemplo me tocó tatuar dibujos animados pero inhalando coca, una ocasión estaba tatuando el brazo de un cliente y me preguntó si le podía tatuar el bigote para que se le viera más abultado”. “Ha habido un boom en Morelia, pero la verdad aún estamos en pañales, falta cultura hacia el tatuaje, hay clientes que vienen a tatuarse por moda que se tatúan porque vieron algo en tal artista, mientras que otros que son coleccionistas que siempre tienen en la mente algo único; la mayoría trata de copiar mucho, entonces ese trabajo nuestro inclinar a las personas a ser auténticos”. Además, otra cosa frecuente son los tatuajes mal hechos o indeseados, “hay que taparlos o transformarlos, ahora hay muchas técnicas; eso pasa todo el tiempo, desde el nombre de la novia o el novio, o la estrellita que te hiciste en la borrachera y ya no la quieres”. Vocación temprana El tatuador relató que desde pequeño tuvo atracción por el mundo de tatuaje, “desde los cinco años me llamaron la atención, fue a consecuencia de ver tatuados a mis hermanos mayores”. Pero lo que fue una curiosidad infantil no se quedó ahí, pues Rafael Rivera...

leer más

Yolanda Sereno, mujer pionera en el periodismo estatal

Publicado Por a las 10:00 am en A mucha Honra | 0 comentarios

Yolanda Sereno, mujer pionera en el periodismo estatal

Redacción Entrevistar a gente como Jorge Luis Borges, Günter Grass y Elena Poniatowska son cosas que pocas personas pueden relatar, pero se trata de algunas de las experiencias que tuvo Yolanda Sereno Ayala en su trayectoria como reportera cultural para el diario más antiguo del estado. “Desde joven mi ilusión fue estudiar periodismo, pero como no había aquí la manera de estudiarlo me fui a la escuela Carlos Septién García en la ciudad de México; regresé a Morelia, a La Voz de Michoacán, pero me dijeron que no había trabajo y menos para mujeres, me dijeron que ya tenían política, deportes, sociales y la nota roja por lo tanto está completo”, sin embargo, por su afán y perseverancia Sereno Ayala pudo entrar a esa casa editorial, en la sección de política. “Pero no me encontré en eso porque vi que no era lo mío”, contó Sereno, quien en poco tiempo encontró un lugar más afín a sus convicciones: “yo sola fui la que me coloqué en la cultura, porque vi que era necesaria en este tiempo y en todos, porque es la que humaniza, además de que en Michoacán había mucho arte, creadores y cultura que nunca se  daba a conocer ni difundir, tanto a los artistas como a los valores culturales, el folklore, las artesanías, todas las manifestaciones que son tan ricas y forman parte de nuestra identidad, eso fue lo que me hizo seguir en el periodismo por 25 años” trayectoria que inició en 1976. En ese entonces, cuatro décadas atrás, Yolanda Sereno fue la primer reportera, pero la señora aclara que tuvo antecesoras que incursionaron en las notas sociales “estaban las que trabajaban en el interior del estado, entonces vi la necesidad de defendernos las mujeres porque nos hacían menos, nos hacían ‘fuchi’ como si no supiéramos nada, por lo que fundamos la Unión Femenina de Periodistas y Escritoras delegación Michoacán, lo que nos dio fortaleza, que el gobierno nos diera un lugar”, relató está mujer, para luego rememorar que sus integrantes hacían exposiciones, conferencias y diversas actividades orientadas a la difusión del arte y la cultura. Además, a lo largo de su tiempo como reportera, Yolanda Sereno encontró en la cultura una fuente muy noble, pues como ella misma dice “aparte de la vida diaria reporteril era una vida en que cada día era diferente, un día iba al descubrimiento de una zona arqueológica, otro día iba a una conferencia sobre historia, otro a una exposición, en fin, cada día me daba la oportunidad no solo de ayudar sino de enriquecerme yo misma”. Por lo que se refiere a la actualidad, Sereno celebró que en el mundo de la comunicación existan muchas mujeres, “pero todas las que salen de las universidades a veces no encuentran los medios para difundir, o realizar sus sueños, pero además, en todos los medios de comunicación es deficiente”. Arte ancestral Ya retirada del periodismo, Yolanda Sereno dedica sus días al rescate del arte plumaria, otra labor en la que, cabe decir, también es pionera en el estado. “Fue una artesanía prehispánica en la que destacaron mucho los purépechas, fue un arte apreciado también durante la época colonial y hasta el siglo XIX, cuando se extinguió, sin embargo, desde hace 23 años tenemos un taller escuela experimental con apoyo de la...

leer más

“Lo melancólico es lo que me interesa de la psique humana”: Cristina Bustamante

Publicado Por a las 12:31 pm en A mucha Honra | 0 comentarios

“Lo melancólico es lo que me interesa de la psique humana”: Cristina Bustamante

Redacción El cine es un mundo difícil, con caminos estrechos por los que es más sencillo transitar si se tienen contactos o, cómo no decirlo, si se tuvo la fortuna de nacer en la ciudad de México. Sin embargo, una joven moreliana no se amedrentó ante los retos que supone desenvolverse en este ámbito para seguir su vocación por el séptimo arte, su nombre es Cristina Bustamante. Ésta chava se ha enfocado en dos ámbitos: la realización de cortometrajes, cinco hasta el momento, y en la escritura, que ya ha fructificado en un guion para largometraje, trabajos cuyas historias reflejan tintes existenciales: “por lo general trato temas como la soledad, la locura, la desolación, sí son cosas que tienen que ver mucho con la psique humana pero la parte no tan amable de ella, pero no me gustan los temas violentos, más bien lo melancólico es lo que me interesa” mencionó Cristina. En ese canal es que Cristina Bustamante se encuentra preparando un nuevo cortometraje llamado La cabalgata de los caídos, cuya historia, como relató la realizadora, “tiene de protagonista a un adulto mayor, jubilado, que está solo, viudo y sin deseos de seguir vivo, pero no se anima a matarse por propia mano, entonces se encuentra que en su edificio el conserje tiene la misma situación, por lo que se hacen compañeros en la aventura del suicidio”. Por supuesto, estos trabajos son realizados desde la gestión independiente, ya que el estado tiene una presencia endeble en cuando al respaldo que se otorga al cine; sobre ese respecto, la misma Cristina afirmó lo que ha podido ver: “son dos polos opuestos, se ve mucho interés por apoyar al cine pero no se ven hechos, siempre es de ‘vamos a pararnos el cuello con la producción de cine michoacano’ pero al momento de hablar con los realizadores te das cuenta que a todos les costó mucho trabajo sacar sus cosas” en buena parte gracias al respaldo de la iniciativa privada. A lo anterior se añade, dijo, “que no contamos con un departamento especializado en cine, entonces, en la Secretaría de Cultura si quieres acudir como cineasta no sabes a donde a ir, ese es un problema que veo, sin embargo, creo que hay posibilidades de que el panorama mejore si los cineastas nos juntamos para hacer un bloque”. La travesía de Cristina El interés de Cristina Bustamante por el cine tuvo como semilla a la imagen fija, que la llevó primero por el camino de las artes plásticas, como ella misma relató: “me decidí por las artes visuales porque siempre hubo una inquietud por la fotografía desde chiquita, entendí que ese era el camino que quería tomar”, razón por la que entró a estudiar ese campo en la Universidad Michoacana; pero justo en ese proceso se dio cuenta de una necesidad por la expresión escrita, “entonces como por arte de magia me llegó la iluminación, dije, ‘donde puedes escribir y hacer imágenes’ pues en el cine; la foto me sigue gustando pero necesitaba el movimiento y las historias, como con un desarrollo más extenso”. Entonces, al egresar de la universidad Bustamente fue en busca del sueño chilango, “me fui a los pocos meses de haber terminado, con todas las ganas de armarla en grande, pero fue una experiencia muy rara,...

leer más