Menú de Navegación+



Karla Souza, el acoso sexual y todo lo que gira en torno a este tema

Publicado: 27 de febrero del 2018 |Por Silabario |En Acá entre nos, Trending |0 comentarios

 

 

Acoso-sexual

“Acabé cediendo a que me besara, que me tocara de formas en que yo no quería que me tocara y en una de las instancias me agredió violentamente t sí, me violó”, Karla Souza.

Tras la denuncia de violación que hizo la actriz Karla Souza, contra un director de cine, ha dado mucho de qué hablar, comentarios a favor y en contra.

De acuerdo con los hechos narrados por la protagonista de “Nosotros los nobles”, la agresión sexual se dio a inicios de su carrera, en donde el director, al que calificó como carismático y que le va bien en su trabajo, comentó que estaba “empujando su carrera”.

No es Souza la única famosa que ha alzado la voz, puesto que más de una ha revelado el acoso sexual de una u otra manera. Tal es el caso de Stephanie Sigman, Paola Núñez y la comediante Sofía Niño de Rivera, quienes compartieron en el noticiero CNN en Español con Carmen Aristegui, acoso y abuso sexual, además de situaciones incómodas durante sus carreras.

Stephanie Sigman, reveló que cuando tenía 22 años fue acosada por un director y su esposa para tener relaciones sexuales con ambos, durante una fiesta la empujaron a un cuarto oscuro y comenzaron a tocarla. Paola Núñez, por su parte, relató que fue acosada por un director de cine, y Sofía Niño de Rivera, quien mencionó las actitudes del periodista Ricardo Rocha, que la incomodaron.

Pero, ¿qué implica el acoso sexual?

Se considera abuso sexual a cualquier forma de contacto físico con o sin acceso carnal, con contacto o sin contacto físico, realizado sin violencia o con intimidación y sin consentimiento. Este abuso puede incluir penetración vaginal, anal, oral, caricias o proposiciones verbales explícitas.

La agresión sexual es cualquier forma de contacto físico con o sin acceso carnal, con violencia y sin consentimiento.

Existe una diferencia entre abuso y agresión sexual, en el abuso no existe violencia o intimidación.

El acoso sexual, por su parte, es solicitar favores de naturaleza sexual, en el ámbito laboral, docente o de prestación de servicios, y este es más grave cuando la persona que lo causa se aprovecha de una situación de superioridad.

El acoso, abuso o la agresión sexual no diferencia clases sociales, y cualquiera puede estar expuesta a sufrirlo alguna vez en su vida, habrá que saber cómo evitarlo o cómo reaccionar ante él.

¿Por qué las mujeres no denuncian el acoso?

En torno a la denuncia de Karla Souza, surgió el hashtag #YoNoDenuncioPorque, medio por el cual las mexicanas explicaban las razones por las cuales no denuncian el acoso sexual. Y sin duda, el principal motivo es el miedo, porque también se ataca a la víctima o porque, en muchos casos, el sistema de justicia no funciona.

Según un estudio de la ONU Mujeres en México, realizado en 2016 sobre las cifras de violencia sexual desde 1997 hasta 2014, arrojó los siguientes datos:

  • Cada año se realizan cerca de 15 mil denuncias por violación, un aproximado de 41 casos diarios. Sin embargo, solo uno de cada cinco casos recibe una sentencia por el delito cometido.

Además de ello, la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), revela que:

  • El 66.1% de las mexicanas ha sufrido al menos un incidente de violencia emocional, económica, patrimonial, física o sexual.
  • El 88% de las víctimas deciden no solicitar apoyo de algún tipo de institución, ni presentar denuncias antes las autoridades.

Así que, viendo todos estos datos, todas las cifras, y que cada vez más y más personas, figuras públicas o no, en redes sociales o de boca en boca, revelan que de una u otra forma han sufrido de algún tipo de acoso o abuso sexual por parte de alguien, habrá que ver las maneras en que lo podemos evitar.

Frena o evita el acoso sexual

Exprésate con claridad y educación cuando algo no te guste. El acoso y el hostigamiento sexual está muy arraigado en la sociedad machista, de modo que la respuesta de la mujer debe hacerse notar desde el principio. Conserva tu encanto, no te molestes, pero sé muy clara en las palabras y actos que no te gustan.

A los hombres les gusta alagar y expresar su deseo a una mujer a través de frases como “estás guapa” o “qué bella luces hoy”, debes dejar claro lo que significa a ti tu espacio de trabajo y que después no se conviertan en insinuaciones de tipo “quiero pasar esta noche contigo”. La mejor manera será decir “lo siento, no tengo ningún interés”, y si esto continúa, con un “me parece que esto es acoso sexual, por favor pare”. Sin importar el cargo que tenga esta persona, tienes derechos. Puedes denunciar el acoso sexual en el trabajo, es una buena forma de prevenir.

Vístete como quieras. No tengas miedo a usar la ropa que más te guste y te acomode, y no permitas que te obliguen a usar tacones, mini vestidos, faldas, e incluso pedirte que bajes de peso o que te practiques alguna operación estética si no lo deseas. Nadie tiene el derecho de gritarte, ordenar en tu vida, denigrarte u obligarte a algo, recuerda que puedes denunciar cualquier tipo de acoso y en el lugar en el que este ocurra, en la calle, la oficina, etc.

No permitas que nadie manipule tu cuerpo. El acoso u hostigamiento laboral puede ser muy sutil y muchas veces tu conducta puede conducir a ello. Desde la entrevista de trabajo te puedes dar cuenta, pues es de suma importancia si la mujer es soltera, casada o tiene hijos.

Si crees que es prudente ser discreta con tu status, hazlo, explica que no crees que esos detalles sean importantes. Nadie puede decirte cómo manejar tu vida, si deseas embarazarte es cosa tuya y nadie puede impedirte de tomar esa decisión.

Tu vida sexual es tuya. Nadie, absolutamente nadie, tiene porqué meterse en tu orientación sexual en el trabajo, pues esta no define tu inteligencia o tu capacidad para tener un trabajo y ser competente en él. Ser bonita, lucir un cuerpo bien formado, mantenerte arreglada, nunca será una invitación sexual, por lo que el acoso no se justifica, sé siempre muy clara con lo que quieres y esperas de tu trabajo.

 

No se puede cambiar al mundo de la noche a la mañana, pero si está en tus manos hacer algo porque tu situación mejore en cualquier lugar en el que puedas sentirte como un “objeto sexual”, hazlo, nunca estará de más.

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.