Menú de Navegación+



¿Adicto a la tecnología?

Publicado: 28 de marzo del 2018 |Por Silabario |En Tecnófilos |0 comentarios

 

 

adiccion-tecnologia

Hoy en día, escapar de la tecnología es casi imposible, o solo es posible pues, para los mayores de 60 años, porque para los demás sería como aislarlos del mundo en el que viven.

La tecnología ya forma parte de la vida en este siglo, sin embargo, el abuso de los dispositivos electrónicos puede generar una fuerte adicción justo como una droga.

Una discusión que sigue en pie entre profesores y padres, es cuándo acercar a los niños a la tecnología, de qué manera, y cómo evitar el abuso de la misma el cual no lleva al aprovechamiento y rendimiento escolar, pero sí a un sinfín de problemas de salud, emocionales e incluso económicos.

Y es que la adicción a los dispositivos electrónicos y al internet sucede frente a nuestros ojos y no lo notamos hasta que ya es un problema. Pues sí, es muy fácil dar por hecho que los niños y jóvenes están jugando, escuchando música, viendo videos o haciendo tarea, pero nunca pasamos a echar un vistazo, y después ya no sabemos cómo alejarlos de los dispositivos, pues dejan todo de lado con tal de seguir conectados. Es ahí cuando aparece la adicción.

Para saber que hay una adicción, hay que saber reconocerla, esta puede manifestarse hacia tres cosas distintas: el internet, los videojuegos o el celular; las tres funcionan como escape de la realidad, de las relaciones familiares o personales y afectan sus estados de ánimo cuando no tienen acceso a ellos.

Se alteran los ritmos del sueño y la comida. Se duerme muy tarde por estar jugando, deja de comer, o medio come todo con tal de estar frente a la pantalla.

Gasto excesivo de dinero en videojuegos o compras en línea. Inclusive puede que te haya robado dinero, usado la tarjeta sin permiso, que haya vendido cosas o hecho algo indebido solo para seguir conectado.

Su estado de ánimo cambia drásticamente cuando no sirve su dispositivo o no hay internet. Si lo has castigado con quitarle su aparato o las claves de internet, y por ello ha hecho un drama, se ha enojado o puesto triste.

Se olvida de sus obligaciones todo por seguir conectado. Incluso si de la escuela te han llamado por problemas de que no deja su dispositivo.

Hábitos personales. Si ha dejado de bañarse, de asearse, lavarse la boca… Eso no pinta nada bien.

Ha descuidado o perdido sus relaciones familiares o con amigos. Ya no sale a jugar por estar con el celular.

 

¿Has visto alguna de estas señales en tus hijos o incluso en ti? Pues ni siquiera tú estás exento/a a una posible adicción a la tecnología.

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.