Menú de Navegación+



Cómo identificar a un mentiroso

Publicado: 1 de febrero del 2018 |Por Silabario |En ¿Te la Sabías? |0 comentarios

 

 

identificar-mentiroso

En muchas situaciones, saber si la otra persona te está mintiendo o eres tú el que juzga mal, es todo un reto. Cuando dudas de la honestidad de alguien pasan miles de pensamientos por tu mente, pasando fácilmente de creerle a sospechar de cada una de las palabras que salen de su boca, aún sin estar seguro de que es en realidad un mentiroso.

Hay algunos factores que te permiten descubrir hasta el más experimentado y astuto de los mentirosos, así que si dudas de tu novio, tu mejor amiga, o cualquier persona, presta atención a los siguientes datos.

  • Concordancia. Si alguien te dice algo que no sucedió, que no piensa o no siente, su actitud no coincidirá con sus palabras. Su cuerpo no puede mentir, por lo cual éste expresa lo que en realidad quiere decir, siendo sus palabras medidas y poco naturales. Si estás desconfiando de alguien, presta atención a lo que te dice con la mirada y los gestos de su boca, eso te hará caer en cuenta si está mintiendo o no.

 

  • Posición frontal. Cuando una persona desea tener una conversación franca y directa contigo, ubica su cuerpo frente al tuyo, esta es una reacción que se hace de manera automática, para lograr un mejor contacto contigo. Aunque, si por el contrario esta persona no está 100% frente a ti, puede indicar que te está mintiendo, puesto que su cuerpo se siente protegido en un ángulo menos directo, y evitando también el contacto visual directo.

 

  • Rigidez. Hasta el más experimentado se pone tenso al decir una mentira, así que si sospechas de sus palabras, busca indicios de rigidez o estrés corporal, ya que estos se pueden ver en la sonrisa o la mirada, pareciendo demasiado falsas.

 

  • Mírame muy bien. A la hora de detectar a un mentiroso, este es uno de los signos más conocidos y uno de los más certeros. La comunicación en su mayor parte se establece a partir de la mirada, pues esta nos revela mucho de una persona y sus intenciones. Si una persona no puede sostener la mirada constante, es posible que te esté mintiendo. El movimiento de las pupilas en todas direcciones o mantenerlas fijas en un punto lejano, son gestos inconfundibles y poco honestos. Si es una persona que nunca reacciona de esa manera y detectas estos signos, es posible que te esté ocultando algo.

 

  • Cambiemos de tema. Cuando alguien está mintiendo, se siente vulnerable e incómodo, aunque sea bueno haciéndolo, por dentro todas las alarmas están encendidas. Buscará cambiar rápidamente de tema, cambiar la conversación que lo haga sentir menos expuesto. Así que si quieres cacharlo en la mentira, insiste con el mismo tema, no le dejes salida.

 

  • Cuestión de verosimilitud. Todas las mentiras tienen sus puntos débiles, sin importar qué tan bien preparadas estén, no son historias reales y en cualquier momento aparecerá un detalle que revele su naturaleza irreal. Hazlo repetir los hechos, indaga, sé un buen detective y las pistas llegarán hacia ti.

 

  • El cuello, las orejas y las manos. Cuando un mentiroso está nervioso (hasta rimó), estas tres partes del cuerpo las tocará repetidamente, si siente que de pronto lo van a atrapar. Su cuerpo reacciona intentando distraer tu atención, quiere que te enfoques en sus movimientos. Si detectas esto es porque posiblemente se le esté cayendo la mentira y sea un buen momento para confrontarlo.

 

  • Actitud defensiva. Cuando un mentiroso se siente atrapado, se defiende. Si estuviera contando una historia que en realidad sucedió, no se molestaría en repetirla o darte los detalles que le pides. Pero como sabe que su relato tiene huecos y tarde o temprano saldrán a la luz sus inconsistencias, prefiere defenderse. Si trata de evadirte con preguntas como ¿por qué preguntas eso? o te dice “eso no es importante”, es porque está llegando a su límite y posiblemente usa la defensa como ataque.

 

  • Tono y velocidad. Cuando alguien te miente tiende a alterar el tono y el ritmo con los que normalmente habla. En la mayoría de los casos la voz puede ser más aguda y el ritmo más acelerado. Es posible que además de hablar muy rápido, no vocalice bien, se salte letras e incluso palabras. Esto sucede porque no se siente seguro de lo que está diciendo y quiere terminar pronto con su discurso. Así que, pídele que repita lo que te está diciendo, verás que no es tan fácil.

 

  • Tecnología de punta. Ahora, a través del teléfono y la computadora, es mucho más fácil decir mentiras, pues te refugias en una pantalla. Si esa persona siempre prefiere hablar las cosas por teléfono o discutir el tema por mensajes, es posible que no quiera darte la cara. Tiene sentido, pues no puedes acceder a todas las claves del lenguaje corporal que lo dejarían al descubierto fácilmente. Al escribir, tendrá más tiempo para planear sus respuestas y darle solidez a su mentira, mientras que si te lo dice de frente podría titubear.

¿Te han recordado a alguien estos indicios? ¿A cuántos mentirosos has cachado?

 

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.