Menú de Navegación+



Diálogo y reflexión en torno a los libros en el tercer día de “El cuarto del traspatio”

Publicado: 23 de agosto del 2018 |Por Silabario |En Enletrados |0 comentarios

 

 

Diálogo y reflexión

Redacción

La ex directora de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) y gestora cultural, Nubia Macías, visitó Morelia para dar la conferencia magistral “¿para quién hacemos los libros?”.

Dicha conferencia fue parte de las actividades del tercer día de “El Cuarto del Traspatio” un encuentro de editores y editoriales independientes que también tuvo acciones enfocadas al intercambio de ideas y experiencias entre proyectos.

De manera adicional, hubo un “Diálogo entre librerías: librería El Insulto y El traspatio librería”, donde sus promotores respectivos hablaron sobre la forma en que surgieron sus iniciativas, su crecimiento, las estrategias que han seguido, entre otras cosas; de manera posterior se realizó el conversatorio “Edición y palabra, la comunidad y el lenguaje. Laboratorio de artes TETL y Pluralia ediciones”, donde se discutió sobre el estado que tienen las lenguas indígenas en lo social y lo editorial; asimismo, fueron presentados los libros de Mono Ebrio y Fuczines, dentro de una mesa donde se aprovechó para hacer reflexiones en torno a la situación editorial independiente de Morelia.

Al cabo de lo anterior fue que llegó turno a la conferencia de Nubia Macías, una divertida exposición de ideas y anécdotas englobadas en el sugerente título de “¿para quién hacemos los libros?”.

Ahí, Nubia Macías refirió sobre la importancia que tiene pensar en los lectores, saber quiénes son y dónde están: “muchas veces, al crear un proyecto de librería o centro cultural, se programa lo que a nosotros nos gusta y no pensamos en los demás, y si no pensamos en ellos, es difícil construir”.

Por tanto, la cuestión es seducir a los lectores y tener en cuenta que “el principal derecho del lector es la libertad de elegir (…) la cadena productiva del libro empieza con el lector, a quienes se les tiene que ver en su doble faceta: lectores y consumidores”.

Por tanto, dio a entender que es un error de los editores el creer que su trabajo se limita a los autores; de igual forma expuso que para los sellos editoriales independientes hay una serie de obstáculos graves que necesitan superar si buscan sobrevivir y/o crecer: la falta de públicos objetivos, mala distribución, no hay promoción asertiva y la mala circulación.

Entonces, mencionó que resulta necesario profesionalizar el ejercicio editorial. para que los proyectos sean sustentables y sólidos.

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.