Menú de Navegación+



Esto le pasa a tu cerebro después de morir

Publicado: 30 de abril del 2018 |Por Silabario |En ¿Te la Sabías? |0 comentarios

 

 

esto-le-pasa-a-tu-cerebro-después-de-morir

Hablar de lo que sucede después de la muerte siempre ha sido un tema metafísico más anclado hacia la religión o la filosofía. Pero hablando desde un punto de vista científico, parece bastante claro que los procesos químicos que dan lugar a las percepciones, el pensamiento, las emociones, la consciencia y demás, se “apagan” por completo en el cerebro a la hora de morir.

Para sorpresa nuestra, un grupo de científicos de la Escuela de Medicina NYU de Nueva York, opina de una manera distinta.

El director de los cuidados intensivos de este centro, el Dr. Sam Parnia, asegura que las personas “saben de inmediato que han muerto”, dado que su consciencia sigue funcionando después de que el cuerpo ha dejado de emitir señales de vida.

Tras analizar a un grupo de pacientes que sufrieron un paro cardíaco y que técnicamente murieron, el equipo de investigadores dirigido por Parnia, las conclusiones son que los pacientes tenían consciencia de las conversaciones completas y, también de ver las cosas que sucedían a su alrededor, incluso después de haber sido declarados como muertos.

En la medicina, la hora de la muerte se define como el momento en el que el corazón deja de latir, y por tanto, el flujo de sangre deja de fluir hacia el cerebro.

Pero según este equipo de científicos, hay evidencias que sugieren que se produce un impulso de energía en el cerebro cuando una persona muere.

Al momento en que ocurre un ataque cardíaco, una arteria obstruida impide que la sangre llegue a una parte del corazón, lo que puede causar que esta sección muera, aunque el corazón continúa latiendo. Como consecuencia de ello, las señales eléctricas que controlan la acción de bombeo del corazón se ven interrumpidas, el corazón deja de latir y la muerte ocurre poco tiempo después.

La parte pensante del cerebro, el córtex cerebral, de igual manera baja su actividad de manera instantánea, lo que significa que no se producen ondas cerebrales, al menos que sean visibles en un monitor, durante alrededor de 20 segundos. Así, esta primera reacción inicia una cadena de procesos celulares que resultan en la muerte cerebral. Pero, según el Dr. Parnia, “hasta que esto sucedes, pueden pasar horas desde que el corazón deja de funcionar”.

A la hora de realizar una reanimación cardiopulmonar (RCP) a una persona, se envía algo de sangre al cerebro, aproximadamente un 15% de lo que requiere para funcionar con normalidad, afirma Parnia. Esto es suficiente para desacelerar la muerte de las células cerebrales, pero no es suficiente para poner en marcha el cerebro para que funcione nuevamente, razón por la cual los reflejos no se reanudan durante la RCP.

Así, concluye Parnia, “si logras reiniciar el corazón, que es lo que la RCP intenta hacer, poco a poco empezarás a hacer que el cerebro vuelva a funcionar. Cuanto más tiempo estés haciendo la RCP, las neuronas continúan muriendo, solo que a un ritmo más lento.

Y nosotros podemos finalizar diciendo que, gracias a las conexiones y a la sincronización cerebral, habría una fuerte actividad durante esos segundos en donde estamos más cerca de la muerte que de la propia vida, descartando con ello que se trate de un sueño. Ahora solo nos queda entender qué tan reales son esas experiencias. Será que son un fruto de un cerebro activo o que realmente hay un componente de otro mundo y que quizás nunca podremos entender… Piénsalo, hay cuestiones que ni siquiera la ciencia ha logrado explicar… ¡Júzgalo tú, silabato! ¿Interesante, no?

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.