Menú de Navegación+



Ni flores, ni chocolates en el Día Internacional de la Mujer

Publicado: 8 de marzo del 2018 |Por Silabario |En A mucha Honra |0 comentarios

 

 

Día-Internacional-De-La-Mujer

Día Internacional de la Mujer

Ha llegado ese día especial, dedicado a las mujeres, el día en el que las tarjetas, los regalitos, flores y bombones se adueñan de las oficinas.

El Día Internacional de la Mujer, que en pleno 2018, sigue siendo la fecha ideal para desear un “feliz día” a las féminas, sin tener en cuenta que no es su cumpleaños o algo parecido, que las flores, los chocolates y los halagos están de más, no es el motivo ni la razón de ser de esta conmemoración.

También te puede interesar Día internacional de la mujer, un cambio de rol social

Es importante entender a esta fecha como un “basta a la violencia contra las mujeres”, ya que aún se sigue viendo la violencia en su expresión más cruel y vil, a través de feminicidios, los asesinatos evitables de mujeres por razones de género.

Es necesario establecer que cada 8 de marzo tiene un contexto desde que surgió a partir de las mujeres valientes y comprometidas. Y es que a pesar de ser distintas y diversas, hemos vivenciado lo que es “ser mujeres” en las sociedades machistas.

Hombres, esta no es una lucha en contra del sexo opuesto, en que se intenta interpelar a los varones entendiendo que los avances de los derechos de las mujeres, y todas las movilizaciones, y todas las denuncias; sino lo contrario, se trata de trabajo en conjunto, desde el hogar, la escuela y la sociedad, para un buen trato mutuo, que prevalezca el respeto y los derechos humanos que nos corresponden a todos por el hecho de ser personas.

Este día se conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona. No solo busques felicitar a las mujeres este 8 de marzo, busca que día con día haya más inclusión, más igualdad y menos discriminación hacia el sexo opuesto.

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.