Menú de Navegación+



¿Frutas y queso? Así surge el gaspacho moreliano

Publicado: 4 de diciembre del 2017 |Por Silabario |En La Comedera |0 comentarios

 

 

gazpacho

Jícama, piña, mango, jugo de naranja, limón, sal, queso… Esos son los ingredientes que conforman la delicia moreliana más pedida por todos: El gaspacho.

Pero alguna vez te has preguntado, ¿cómo es que este surgió?, ¿a quién se le ocurrió la mezcla de estas frutas e ingredientes tan poco común? Nosotros te contamos la historia, así que ponte cómodo, que esto será muy interesante.

El GAZPACHO en sí es de Andalucía España, una sopa fría que lleva tomate, aceite, vinagre, cebolla, pimiento verde, ajo y sal… Ahora bien, antes de saber cómo es que el platillo moreliano adquiere este nombre, hablemos sobre cómo es que sale a relucir esta exótica combinación.

gazpachos

El Güero (el de Gaspachos la Merced), comenzó a vender fruta al lado de su padre, don Ismael Tinoco, quien le enseñó a vender fruta picada, fue así que en 1970, él comenzó a preparar rebanadas de jícama con cebolla, queso, sal, limón y chile, fruta en trozos, coctel de fruta, rebanadas de otras frutas… Cuando llegó una señora y le dijo al Güero si le podía picar la fruta más finamente porque tenía flojera de masticarla (pareciera broma, pero es la realidad); entonces el Güero así lo hizo, aunque en un principio era pura jícama y a él le molestaba que llegara la señora a pedirle “su fruta picadita”, puesto que para él era más trabajo, la gente comenzó a ver cómo preparaba la fruta y la empezaban a pedir igual, y fue así como comenzó la preparación de la fruta picada, pero el nombre no se lo dio el Güero, sino un turista que llegó a comprar y le encontró relación a esta mezcla, con la sopa fría de Andalucía, bautizando así EL GASPACHO.

el-güero

Primero jícama, después se le agregó piña, con sal, limón, chile, queso… y luego se le aumentó el jugo de naranja, el mango, y actualmente, el gaspacho moreliano es una combinación de frutas al gusto de cada cliente.

Disfruta esta combinación de sabores, un tanto rara cuando la ves por primera vez, pero sin duda, una explosión de sabor para tu paladar que acompañada de la tranquilidad y la belleza de las construcciones en cantera de Morelia, harán de tus tardes algo único.

El tradicional o incluso uno de sandía o papaya, con naranja, queso, limón y sal, siempre serán tu mejor mezcla, no te pierdas de experimentar en sabores, porque por extraño que parezca, el queso es hecho exclusivamente para los gazpachos, ni muy salado ni muy seco, porque no se puede utilizar cualquier queso, este es ranchero traído desde San José de Gracia, traído sólo para complacer el paladar más exigente.

La necesidad de trabajar dio cabida a este saludable y rico platillo que distingue a Morelia internacionalmente, la constancia de levantarse a diario a las 4:00 de la mañana para ir al mercado a comprar la fruta fresca, el esforzarse por brindar un mejor servicio, antes en un carrito afuera del Templo de la Merced alrededor de 30 años, ahora casi 16 años en su local establecido, así es como el Güero y su familia está a disposición de quien quiera endulzar su día con un verdadero gaspacho hecho a tu gusto.

gaspachoss

Generaciones que pasan por ahí, los estudiantes de primaria de 30 años atrás que ahora llegan con su familia diciéndole al Güero: “regresé a enseñarles a mis hijos, a enseñarles a mis nietos, lo que comía cuando era niño”; escuchar esas historias siempre será algo gratificante para alguien que a lo largo de la vida ha visto por dar sus mejores productos a la gente.

Saber que Morelia es conocida en su gastronomía, más allá de los ates y las corundas, el saber que ahora “los gaspachos” tienen su canción, tener productos de primera calidad y una experiencia inigualable a tu paladar, es lo que sin lugar a dudas, respalda el trabajo y el posicionamiento de los “Gaspachos el Güero de la Merced”.

Si quieres probar cómo es un gazpacho realmente, ve a “Gaspachos el Güero de la Merced”, sabor, calidad, historia y tradición, los respaldan.

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.