Menú de Navegación+



Hazme el amor que tanto dices tenerme

Publicado: 7 de febrero del 2018 |Por Silabario |En Acá entre nos, Enletrados |0 comentarios

 

 

hacer-el-amor

“Contigo no quiero París, ni Santiago, ni Roma. Contigo prefiero quedarme en casa, tomarte de las manos y guiarte a donde jamás has viajado; ida sin retorno, amor con insomnio, cafés de madrugada y sexo por placer.

Contigo hasta enloquecer…”

                                        Malaci (Cafeína para dos)

 

Hacer el amor, ese momento en el que incluimos en el sexo una manifestación de amor, empatía y unión, ese momento en el que te entregas por completo, en cuerpo y alma, ese momento en el que eres la persona más vulnerable y la más sincera.

Hacer el amor involucra muchas cosas, sentimientos y emociones. Empezando por lo obvio, lo que se siente en el acto sexual, excitación, deseo, placer, euforia, ansiedad…, y algo más profundo e íntimo que se da con esa pareja que realmente te complementa (porque es verdad, no se puede hacer el amor con todas las personas), amor, tranquilidad, ternura, compromiso, preocupación por el otro, cuidado, cariño… Y es que en una relación seria, el sexo no es solo eso, sino algo que va más allá de solo complacer, el poder complementarse, ser cómplices, tener unión e intimidad.

Las caricias, los abrazos, las palabras, el cómo te toca, ese juego previo que puede ser el reflejo de muchos aspectos de su relación, todo eso forma parte de hacer el amor.

Hacer el amor no es una expresión de sentimientos hacia tu pareja de forma rápida, sino algo que toma tiempo, para sentirnos felices y complacidos, y tal como el juego previo, lleva consigo un momento de conexión al final.

Entregarte por completo a tu pareja, en un ambiente tranquilo, de confianza, en un lugar en el que ambos se sienten cómodos para ser uno mismo. Caricias lentas, estrellas de color rosa… Este es el momento en el que piensas en esa canción de amor, justamente esa que te recuerda a tu persona especial.

Tener el afán de satisfacerte a ti mismo y convertirse en algo más importante cuando satisfaces al otro, demostrar el amor antes, durante y después del acto, la complicidad, la picardía, el no tener miedo de desvestirte frente a él o ella, desnudar el alma, entregarte al cien por ciento, porque es la persona correcta, porque no hay nada que temer, pero sí mucho que disfrutar, mucho que entregar, mucho que amar.

¡Hagamos el AMOR y no la guerra!

DAMA DE LA NOCHE

Esa noche la observé sentada

en las estrellas, cantándole a la luna.

esa noche olía a ella, olía a amor.

Y con un leve movimiento

dejó a sus suaves párpados

descansar sobre mi pecho.

Esa noche no la hice mía, me hizo suyo.

Y a pesar del orgullo, volamos entre sábanas;

gimiendo y gritando,

un amor que nos brotaba del alma.

                             Danny Delgado E. (Un hombre se expresa)

 

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.