Menú de Navegación+



Lo que ellos odian en la cama

Publicado: 6 de marzo del 2018 |Por Silabario |En Acá entre nos |0 comentarios

 

 

lo-que-ellos-odian-en-la-cama

Los hombres son observadores y detallistas, sí, así como las mujeres; aunque claramente existe una opinión generalizada de que los hombres solamente piensan en sexo, y por lo mismo arrasan con todo, sin discriminación. Y sí, es posible que en algunos casos esto sea cierto, esto surge en la contraposición al cliché de que las mujeres nunca quieren tener sexo y que hay que “rogarles” para que accedan.

Es patético como en todas las series y películas, las mujeres son las que están indispuestas y los hombres son los calientes que las persiguen, pero, de todo da la mata.

Así como ya hablamos sobre que a ellas les molestan ciertas actitudes que ellos tienen en la cama, los hombres también tienen varios reproches en cuanto a la intimidad. Las mujeres también tienen actitudes que hacen enojar a los hombres, como tratar a sus testículos con brusquedad o tirarse en la cama como una estrella de mar deprimida, esperando que todo lo haga él…

Que no tomes la delantera. Todos los chicos, o al menos la mayoría, coinciden en que una mujer que jamás se acerque para provocar, juguetear, de esas que creen que siempre deben ser ellos quienes las busquen, resultan ser muy aburridas. Pues, ¡amiga!, a ellos también les gusta que los seduzcan.

Una dictadora. Una mujer mandona que se la pasa repitiendo “no hagas eso”, “no me gusta, mejor así…”, pueden ser muy irritantes para ellos. Solo dedícate a disfrutar y a experimentar, cada chico tiene su forma de actuar en la cama; si tras varios encuentros íntimos existen cosas que no te agradan, habla con él fuera de la cama y explícale cómo podría mejorar, pero no lo hagas en pleno acto sexual, ¡es muy molesto!

No hagas nada con asco. El sexo se trata de placer para ambos, ellos perciben cuando algo no te agrada, cuando haces algo solo por compromiso, y no, no lo disfrutan para nada. Si hay algo que a un hombre le da morbo, es el saber qye su chica se la pasa muy bien complaciéndole.

No te quejes de tu cuerpo. Que prefieras tener relaciones con la luz apagada, que no lo hagas arriba de él porque no quieres que te observe detenidamente, olvídate de las inseguridades en la cama, que eso a ellos no les afecta. Preguntarle siempre, ¿estoy gorda?, ¿te gusta?… no lo sometas a esta tortura a la hora del sexo, y entrégate a él sin complejos.

Ser cerrada. Esta es una de las cosas que más pueden irritar a un hombre. Si él te gusta, si tienes una buena química sexual con él, olvídate del miedo y el pudor, experimenta cosas nuevas, nuevas posturas, juguetes sexuales, complacer fantasías… La monotonía nos cansa a todos, hombres y mujeres.

Disfruta el tiempo post-sexo. Si acabas de tener sexo y te vuelves toda una “ama de casa”, te metes a bañar, quieres tender la cama, terminar las cosas que estabas haciendo, y de más, cálmate y relájate. Después del sexo debe darse ese momento de compartir, de estar juntos, disfrutando las sensaciones que acabamos de recibir, no tienes que terminarlo tan abruptamente, siéntete parte de algo, siéntete cómplice de alguien, que ese es su momento.

Y es que no son las únicas cosas, hay cuestiones que al igual que a nosotras, a ellos les molesta. No dejes que él haga todo el trabajito, ponte linda, no des todo por sentado, aféitate, que siempre es lindo que te sientas cómoda para entregarte a tu hombre y que él sienta que realmente disfrutas entregarte…

Hombre, ¿agregarías algo?

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.