Menú de Navegación+



“Es moderno hacer música antigua”

Publicado: 26 de noviembre del 2017 |Por Silabario |En Chiflándola |0 comentarios

 

 

música antigua

Celeste Mier Uribe

Como penúltimo concierto del Festival de Música de Morelia Miguel Bernal Jiménez (FMM) se presentó en el recinto del Centro Cultural Clavijero (CCC) la orquesta barroca mexicana  La Galatea.

En un concierto fuera de lo común, la orquesta se distribuyó de modo fragmentado en todo el segundo patio del CCC a fin de poder interactuar con el público y así, hacer más lúdico el programa que se tenía preparado.

Por lo anterior los integrantes de la Galatea señalaron que es parte de hacer música de nuevas maneras, pues como su lema lo dice, están a la vanguardia de lo antiguo; en suma, es un proyecto musical que se inscribe en el movimiento de hacer un acercamiento más fresco a la música.

¿Por qué tienen ese lema?, pues como dijo el director, Eduardo Barreda “si vivimos en un país barroco y no hacer música barroca es no reconocer nuestra mexicanidad y que hacer música antigua es muy moderno”.

Por otro lado el guitarrista Carlos Rangel, señaló que la Galatea ha tenido un devenir de investigación de la música antigua, pues al momento de crear este proyecto se dieron cuenta que en México no había un movimiento de orquestas barrocas y fue a partir de ahí que se emprendió este trabajo.

Entonces, la orquesta fue creada en el año 2010 por Eduardo Barreda, teniendo como propósito explorar a fondo el mundo de la música antigua. El nombre de la orquesta proviene de la novela pastoril  de Miguel Cervantes Saavedra; Galatea quien es una pastora que reúne todas las virtudes del arquetipo femenino cervantino: inteligencia, bondad, buen juicio, independencia y honestidad.

Ahora, ¿qué fue posible escuchar el sábado? el repertorio abarco obras como Te Deum laudamus, Concierto para 2 oboes en Do Mayor RV 534, Canarios o Marcha para la ceremonia de los Turcos de El Burgués Gentilhombre LWV 43, de Marc-Antoine Charpentier, Antonio Vivaldi, Gaspar Sanz y Jean-Baptiste Lully, respectivamente

 

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.