Menú de Navegación+



Nos llegó la Candelaria

Publicado: 30 de enero del 2018 |Por Silabario |En ¿Te la Sabías?, A mucha Honra |0 comentarios

 

 

candelaria

Día de la Candelaria

Al mencionar o escuchar esta palabra, -desde el 6 de enero que nos salió el niño en la rosca de reyes- a nuestra mente se viene el olor a tamales y atole, esta tradición que tenemos cada 2 de febrero.

Esta celebración es en honor a la Virgen de la Candelaria, también conocida como la Virgen María de la Candelaria, la cual tuvo origen en Tenerife, una isla perteneciente a España, nombre que deriva de candelero o candela, que hace referencia a la luz santa que guía al buen camino, la salvación e intensifica la fe en Dios. Aunque claro, también es el día en el que finaliza el período navideño, 40 días después de haber celebrado la Navidad, el nacimiento del Niño Dios.

Esta festividad surge en el Oriente nombrando el “Encuentro” y unos años más tarde la tradición se extendió al Occidente y así hasta llegar a cada parte del mundo. Cada 2 de febrero se celebra esta fiesta, de acuerdo al calendario católico -aunque muchos no son católicos, ah pero como les encantan estos festejos-; un pasaje de la Biblia en donde se presenta al Niño Dios ante el Templo de Jerusalem y la purificación de María, cumpliéndose así las predicciones del Antiguo Testamento.

Al rededor del mundo, esta celebración tiene distintos nombres aunque el mismo significado, La Presentación del Señor, La Fiesta de las Candelas, La Fiesta de la Luz… Cristo es la luz del mundo y vino a iluminar a todos como una candela, presentado un 2 de febrero junto con su madre, al templo, de aquí surge el nombre de la Candelaria.

El porqué de los tamales

De orígenes prehispánicos y católicos, de aquella época en la que los habitantes llevaban mazorcas a la iglesia con el fin de que fuesen bendecidas para sembrarlas y cumplir con el ciclo agrícola, ritual que se hacía junto con el 2 de febrero -el cual de acuerdo al calendario azteca era el primer día del año-, en honor a Tláloc, Chalchiuhtlicue y Quetzalcóatl, coincidiendo con el día en que se presentó a Jesús ante el Templo de Jerusalem.

Y así, de la mezcla de tradiciones indígenas y españolas, celebramos el Día de la Candelaria, y cada estado de México, muy a su manera. Aunque sin duda, en la mayoría, me atrevería a mencionar, que prefieren preservar el consumo de tamales y atole cada 2 de febrero.

Pero, ¿por qué? Fácil, los tamales le preparaban desde la época prehispánica para las ofrendas a los dioses, y antes y ahora, los tamales siguen siendo a base de maíz, y claro, el atole también. Un alimento esencial en aquellos tiempos, que sigue siendo una tradición hasta el día de hoy, con una ofrenda doble, para los dioses prehispánicos y para el Niño Jesús.

Y si te salio el niñito en la rosca, no te hagas, que te toca cooperar para la tamaliza de este año. Ahora sí… ¿De qué sabor prefieres tu tamal y el atole para acompañar?

 

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.