Menú de Navegación+



Sabor a Michoacán | Morelia

Publicado: 9 de marzo del 2018 |Por Silabario |En La Comedera |0 comentarios

 

 

gaspachos

Gastronomía moreliana

Una de las grandes cosas que siempre nos hacen recordar un lugar y añorarlo es su gastronomía, y cuando llegas a Morelia, esa no es la excepción.

La gastronomía moreliana es tan peculiar como sus edificios, sus calles y su gente.

Quién no llega a la capital y en lo primero que piensa es en un delicioso gaspacho tradicional, con jícama, piña y mango, queso, mucho queso, chiles varios, limón, sal y que no falte el jugo de naranja para acompañar.

Además de ello, el gaspacho lo puedes encontrar en variantes como paletas heladas y nieve, en las paleterías de la ciudad.

gaspachos1

También te podría interesar ¿Frutas y queso? Así surge el gaspacho moreliano

Pero, ese platillo no es el único que sobresale en La ciudad de la cantera rosa, también, andando por el Mercado San Agustín, el Mercado de la Inmaculada, y más lugares que te encuentras a tu paso, te llega el rico aroma de esas enchiladas placeras morelianas. Esta combinación de tortillas remojadas en salsa roja hecha a base de chile guajillo, rellenas de una mezcla de queso y cebolla picada, acompañadas de una deliciosa pieza de pollo frito.

enchiladas1

Y claro que no es todo, también puedes degustar a cualquier hora del día, de unos uchepos, los cuales son una especie de tamales hecho con elote tierno y dulce, tradicionalmente molido en el metate hasta que se obtiene un atole muy espeso al cual se le añade un poco de sal y/o azúcar y una pizca de royal. Se le puede añadir un poco de nata de leche o mantequilla a la mezcla para darle una mayor tersura y sabor; se envuelven en hojas de elote y se cuecen.

uchepos

Después viene la mejor parte, degustarlos acompañados de crema y queso, y si es de tu preferencia, también puedes echarles una salsa roja o verde con rajas de chile poblano y carne de cerdo. Además, como son uno de los platillos michoacanos más tradicionales, recientemente se han innovado una gran cantidad de preparaciones que lo usan como base o ingredientes. Por ejemplo, los chiles morelianos, cuaresmeños o poblanos rellenos de uchepo; la sopa de uchepo, el pastel de uchepo, o incluso, más sofisticados como la espuma o helado de uchepo, entre muchos más que merecen la pena degustar. ¡Son una delicia!

Y, por si fuera poco, la capital de El Alma de México, alberga en sí una deliciosa y gran variedad de dulces, reconocidos en todo el país por su calidad y variedades que satisfacen los paladares más exigentes.

dulces

Mencionemos algunos, para que se haga agua la boca:

Jaleas. Dulce de fruta suave y cristalino en porciones individuales.

Dulces de leche. Ya sean las célebre morelianas (tortitas de leche quemada), los chongos zamoranos (dulce hecho a base de leche cuajada, es una especie de queso dulce) o los tradicionales jamoncillos (tipo de pasta de dulce de leche sólido natural o con piñón, almendra, pepita, nuez de macadamia, canela, entre otros), bolitas o almendras de dulce de leche, y muchos más.

Rompope. (Sabor tradicional de vainilla o con toque de sabores diversos), natillas o cremas de leche saborizadas.

Rollo de guayaba relleno de cajeta. Con variedades de nuez de macadamia, nuez de la India, pepita de calabaza, cocada, entre otras.

Obleas. Naturales, saborizadas o rellenas de cajeta, miel de agave, amaranto, pepita de calabaza, almendra y más.

Mazapanes. De cacahuate, nuez, almendra, nuez de macadamia, pepita de calabaza, con o sin azúcar.

Variedades a base de tamarindo. Como la creación moreliana, los Checolines, dulces de tamarindo confitado; cazuelitas, enchiladas, saladas o dulces; pellizcos de tamarindo, láminas y trocitos de tamarindo, enchilados, salados o dulces.

Chocolate artesanal o de metate. En variedades dulce, semi amargo, amargo, sin azúcar y para diabéticos.

Palanquetas. Cacahuate, almendra, nuez o pepita de calabaza con miel; y alegrías, que son de amaranto con miel.

Licores regionales. Hechos a base de frutos de la región, con membrillo, jamaica, guayaba, entre muchos más.

 

Ahora que ya sabes algo de lo mucho que puedes degustar en La rosa de los vientos, ¿cuántos te faltan por probar?

 

 

 

Información tomada del libro MORELIA de Lorena Ojeda Dávila

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.