Menú de Navegación+



Seiya, héroe incomprendido

Publicado: 28 de marzo del 2017 |Por Silabario |En Morelia Habla |0 comentarios

 

 

sss

Edgar Fernández

 

 

Seiya de Pegaso es uno de los héroes más importantes dentro del género shōnen en el mundo del manga y el anime. Tiene las cualidades que todo personaje insigne debe tener: es valiente, es fuerte, jamás se rinde y antepone el bien de los demás antes que el suyo propio.

Basta con recordar algunas de sus hazañas, como cuando peleo hasta el final en contra de Saga de Géminis, ya sin sus cinco sentidos; o cuando fue digno de portar la armadura del dios nórdico Odín, para hacerle frente a Hilda de Polaris; y ni qué decir de la victoria sobre Thanatos o su valor frente a Hades. No importa quién sea el rival, el Santo de Pegaso siempre lucha hasta el final, incrementa su cosmo lo necesario para sobrepasar a su adversario y vencerlo.

El primer capítulo que vi de Saint Seiya fue aquel donde el Santo de Pegaso logra cortarle un cuerno al casco de Aldebarán de Tauro, a pesar de la enorme diferencia de poder, por ningún momento pasó por la mente de Seiya rendirse, y algún punto de la batalla alcanzó el séptimo sentido, lo que le valido que Aldebarán lo dejara pasar por el Templo de tauro. No sabía aun que él era el personaje principal, pero desde ese momento, la determinación de Seiya, logró que se convirtiera en mi personaje favorito.

Seguí viendo la serie, y cada vez más me identificaba con el Pegaso. Yo quería ser como él, no sólo quería sus técnicas o su armadura, quería su coraje, su valentía, su fe en sí mismo. Seiya era mi héroe, y suponía que el de muchos otros también, pero no lo era tanto como imaginaba.

Seiya es un inútil. El caballero de Pelmazo. Sin sus amigos o la armadura de Sagitario, no sirve. Ikki es mucho más poderoso. Éstas son algunas de las frases que entonces comencé a escuchar. Estaba sorprendido, sigo sorprendido. Aún no alcanzo a entender por qué tanta animadversión hacia el protagonista (de los grandes animes que han llegado y se han hecho famosos en nuestro país, quizá sea Seiya el protagonista menos popular). Pero ¿Por qué?

Es cierto que hay otros cuatro protagonistas, además de doce santos dorados que deslumbraron a los fans con sus armaduras y poder. Pero incluso así, no me parecen justificables las razones que se dan sobre Seiya.

Muchos afirman que ikki es más poderoso que él, incluso más que varios dorados; que su personalidad es más atractiva. Sí, la personalidad de Ikki y de Seiya son contrastantes. Uno es solitario y frío, el otro extrovertido y alegre. Sin embargo, es importante tener en cuenta  que las personalidades de los protagonistas del género shōnen, suelen ser como la de Seiya: son impulsivos, tercos, optimistas. Y que Ikki sea más fuerte, tal vez es cierto, en teoría, ya que a final de cuentas, Seiya es el único que queda en pie para seguir luchando, y mientras más pelea por sus ideales o por los que quiere, más fuerte se hace. Ya lo dijo una vez Mu (uno de los santos más poderosos y sabios) a Papillon: Si Seiya logra llegar hasta donde está Athena, su poder no tendrá límite.

Otros se inclinan por Shiryu, por Hyoga, o por algún dorado. Basándose en su poder o actitudes. Pero se vuelve a lo mismo, cuando todo parece perdido, Seiya es el único que sigue en pie, es el único con la determinación y valor suficiente para aumentar su cosmo al máximo posible. Esto es un atributo valiosísimo que nadie más tiene en la serie. Ni Shaka, ni Saga, ni la misma Athena.

Seiya siempre ha demostrado que puede superarse y superar los obstáculos desde su primera pelea contra Cassios por la armadura de Pegaso. Es terco y jamás va rendirse, no importa cuántas veces caiga y lo lastimen, él se va a levantar porque así es, en su naturaleza no está el ser derrotado. Y aunque también lo han hecho sus compañeros de bronce, el único que tiene ese plus de ir más allá siempre, es el Santo de Pegaso. Lo demostró contra Saga cuando más muerto que vivo cogió el escudo de Athena para salvarla; lo demostró en el fondo del mar aguantando sin armadura los ataques de Poseidón, antes de que llegaran sus amigos; o contra Apolo, ya con el mundo destruido, él seguía ahí, frente al dios para pelear. Y para eso se necesita una enorme determinación y un enorme poder.

Es por eso que me cuesta creer que se siga diciendo que Seiya es un personaje inútil, sobrevalorado y que necesita la ayuda de sus amigos para seguir adelante. ¿Quién no ha necesitado ayuda alguna vez? Además la ayuda pasa a segundo término si no hay quién la reciba. No imagino a Hyoga o a Shun resistiendo todo y  poniéndose de pie para portar la armadura dorada y acabar con el enemigo. Para eso está Seiya, él es el “elegido”  el más virtuoso. El que no tiene miedo, o pesar del miedo sigue luchando por su mundo, por sus amigos.  Por eso es el protagonista y no al revés.

Quizá algún día se enfrenten con Zeus, y quizá se necesite del poder de los cinco santos de bronce para ganar la batalla final. Lo que es seguro es que será Seiya quien dé el golpe final. Estará golpeado, sangrando, con huesos rotos y sin armadura. Pero su espíritu seguirá inquebrantable.

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.