Menú de Navegación+



Tradiciones navideñas latentes: El árbol de Navidad

Publicado: 27 de noviembre del 2017 |Por Silabario |En ¿Te la Sabías? |0 comentarios

 

 

arbol-de-navidad-06

Año con año, al llegar el 8 de diciembre, el Día de la Inmaculada Concepción de María, se tiene la costumbre de armar el arbolito y poner las decoraciones por toda la casa para recibir la Navidad.

Pero alguna vez te has preguntado ¿qué significa o el por qué de esta tradición, cuál es su origen? Pues a como se puede creer que se debe a algo comercial, la costumbre del árbol de Navidad va ligada a la religión, a la esperanza y a la bonanza.

Esta tradición viene desde la antigüedad, cuando los germanos estaban convencidos de que tanto la Tierra como los Astros pendían de un árbol gigantetesco, el Divino Idrasil o Árbol del Universo, cuyas raíces estaban en el infierno y su copa, en el cielo, así, para celebrar el solsticio de invierno, decoraban un roble con antorchas y bailaban a su alrededor.

San Bonifacio, el evangelizador de Alemania e Inglaterra, alrededor del año 740, derribó el roble que representaba al Dios Odín y lo reemplazó por un pino, el símbolo del amor eterno de Dios. Este árbol fue decorado con manzanas, las cuales para los cristianos representan tentaciones, y velas, las que simbolizaban la luz del mundo y la gracia divina. El pino es el símbolo de la vida eterna, además de que su forma de triángulo representa a la Santísima Trinidad.

En la Edad Media, esta costumbre se expandió en todo el viejo mundo y, luego de la conquista, llegó a América.

El primer árbol de Navidad, decorado tal como lo conocemos en la actualidad, se vio en Alemania en 1605 y se utilizó para ambientar la festividad en una época de extremo frío. A partir de ese momento, comenzó su difusión: a España llegó en 1870, a Finlandia en 1800, y en el Castillo de Windsor, en Inglaterra, se vio por primera vez en 1841, de la mano del Príncipe Alberto, el esposo de la Reina Victoria.

¿Qué significa cada adorno?

Todo fue cambiando con el paso de los años y aquellas manzanas y velas del comienzo, hoy se convirtieron en las tradicionales esferas y las guirnaldas con luces de colores. Esto es lo que no puede faltar en tu árbol.

-Las “bolitas”. Representan los Dones que Dios les da a los hombres. Las de color azul simbolizan el arrepentimiento; las rojas, las peticiones; las doradas, albanzas; y las plateadas, agradecimiento.

-La estrella. Es habitual ponerla en la punta. Ésta representa la fe que guía nuestra vida.

-Cintas y moños. Simbolizan la unión familiar y la presencia de nuestras personas queridas alrededor de todos estos dones.

-Angelitos. Son los mensajeros entre nosotros y el cielo y son los encargados de protegernos, por eso no pueden faltar en tu árbol.

-Las luces. No importa el color o si se prenden y se apagan. Ellas tienen un sentido, y es el de iluminar nuestro camino en la fe.

Y lo más importante: más allá del tamaño del arbolito o de los adornos que tengas, es celebrar en familia, con amor, fe y esperanza.

 

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.