Menú de Navegación+



Tradiciones navideñas latentes: Las Posadas

Publicado: 23 de noviembre del 2017 |Por Silabario |En Es-Cultura |0 comentarios

 

 

posada

Las tradiciones, esa manera de hacer presente lo ocurrido, o lo que se hacía en tiempos pasados. Los hechos, las obras, todo es transmitido de generación en generación, lo que nuestros antepasados nos han entregado.

La Navidad, no es sólo el aspecto exterior, sino el conocer el por qué y para qué es que se llevan a cabo todos los ritos, todas las tradiciones con la extensión de la palabra.

Recordar el camino que tuvieron que seguir María y José de Nazaret a Belén, sus pasos, los nueve días que les tomó el viaje. Pidiendo ‘posada’ a los habitantes que no accedieron, al estar la Virgen María a punto de dar a luz a Jesús, y encontrando refugio en un establo que personas bondadosas les ofrecieron.

Desde el 16 de diciembre y hasta la Noche Buena, es que se recuerda este pasaje que ahora se conoce como Las Posadas. En México, existe constancia de que en 1587 el religioso agustino fray Diego de San Soria, prior del convento de San Agustín Acolman, en el actual Estado de México, solicitó (y obtuvo) una bula del entonces Papa Sixto V para celebrar anualmente, en esa sede y otras del Virreinato, misas de aguinaldo que recordaran aquel suceso desde el día 16 y hasta el 24 de diciembre.

Aunque en un momento las posadas comenzaron en el atrio de los templos, después se extendieron hacia la vía pública, llenando así las calles con mucha gente que conformaba procesiones, con velas, todos cantando y bailando, pero que en el momento preciso se arrodillaban y rezaban; así, lo profano y lo religioso se fusionaron en una original mezcla de devoción y diversión, lo que hizo desde aquel tiempo, que las posadas mexicanas fueran únicas y bellas en el mundo.

Actualmente podemos disfrutar de estas grandes convivencias que inician con una misa en la que van peregrinos, personas vestidas de pastores, niños en su mayoría, la representación de María y José en su camino hacia Belén, y la hospitalidad de la gente que brinda ponche, piñatas, aguinaldos, música, un calor humano, el sentirse parte de una tradición que seguirá latente, con la mayor festividad que nos caracteriza a los mexicanos, michoacanos…

¿Cuáles son tus posadas favoritas?

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.