Menú de Navegación+



Una tarde de café y libros…

Publicado: 5 de marzo del 2018 |Por Silabario |En Enletrados |0 comentarios

 

 

una-tarde-cafe-libros

Libros para leer en una tarde

Es cierto, no me dejarás mentir, vivimos a un ritmo tan acelerado, que nos es difícil encontrar tiempo para sentarnos, tomar un libro y leerlos tranquilamente sin que las mil distracciones a nuestro alrededor nos lo impida.

Si hoy, o mañana, o un día de estos, tienes una tarde libre, hay textos perfectos, novelas cortas para leer en una tarde de un tirón. Así que, aquí te presento 12 títulos de libros que no dejarás de leer hasta haberlos acabado.

 

  • La historia del señor Sommer. Cuenta la vida de un niño de pueblo que tiene un extraño vecino, del que nadie sabe su nombre, por lo que le pusieron señor Sommer. Un extraño viandante capaz de hacer, pues eso, andar, andar y andar hasta que parece que ya no puede más, y después, continuar andando. Así pasan sus días.

 

  • El Principito. Considerada una de las obras literarias francesas más importantes; El Principito, bajo su aparente fachada de trabajo meramente infantil, yacen múltiples lecturas que lo hacen un libro reflexivo, acorde a las temáticas que generalmente busca el público adulto. El valor de la amistad, el heroísmo como meta, y la responsabilidad como motor de la conducta moral, se encuentran plasmadas en el mundo que descubre El Principito, añorado planeta del que todos los hombres han sido exiliados y al que solo mediante la fabulación pueden regresar.

 

  • Desayuno en Tiffany’s. Atractiva sin ser guapa, tras rechazar una carrera de actriz en Hollywood, Holly se convierte en una estrella de Nueva York más sofisticado; bebiendo cócteles y rompiendo corazones, parece ganarse la vida pidiendo suelto para sus expediciones al tocador en los restaurantes y clubes de moda, y vive rodeada de los tipos más disparatados, desde un mafioso que cumple condena y al que visita semanalmente, hasta un millonario caprichoso de afinidades nazis, pasando por un viejo barman secretamente enamorado de ella.

 

  • Sostiene Pereira. En una Europa recorrida por el fantasma de los totalitarios -la dictadura de Salazar, la Guerra Civil española, el fascismo italiano-, Pereira, un viejo periodista, recibe el cargo de dirigir la página cultural de un periódico. Necesitado de un colaborador, entra en contacto con un joven políticamente comprometido, Monteiro Rossi, y su relación transformará la vida de Pereira.

 

  • Juan Salvador Gaviota. Hay quien obedece sus propias reglas porque se saben en lo cierto; quien experimenta un especial placer en hacer algo bien; quien adivina algo más que lo que sus ojos ven; quien prefiere volar a comprar y comer. Todos ellos harán amistad duradera con Juan Salvador Gaviota. Habrá también quien volará con Juan Gaviota por lugares de encanto y aventura, y gozará como él, de una luminosa libertad.

 

  • Tombuctú. Míster Bones, el perro protagonista de esta sorprendente novela de Paul Auster, es el compañero y confidente de Willy G. Christmas, un poeta vagabundo de Brooklyn. Willy presiente que su muerte está cercana, y antes de partir a ese otro mundo al que él llama Tumbuctú, quiere encontrara un nuevo hogar para su fiel amigo. Así, como si de Don Quijote y Sancho Panza se tratara, emprenden un viaje a Baltimore en busca de la profesora de literatura de Willy, a quien éste planea confiar a Míster Bones. A través de la voz de Míster Bones, extramos en la mente de estos dos inolvidables personajes, un hombre y un perro en búsqueda del amor y la amistad.

 

  • Carmilla. Una de las obras más famosas del irlandés Joseph Sheridan Le Fanu. Aislada en el viejo y austero castillo de su anciano padre en Styria, Laura sueña con tener compañía y amistad. Las circunstancias hacen que su padre ofrezca hospedaje a una viajera misteriosa que podría ser la amiga que Laura necesita. Sin embargo, la atracción y el miedo se confunden en el corazón de la joven cuando descubre el rostro de su huésped: este se corresponde con la imagen de una aparición que la impactó en su infancia, a los seis años.

 

  • Bartleby, el escribiente. Es una de las narraciones más originales y conmovedoras de la historia de la literatura. Cuenta la historia de un peculiar copista que trabaja en una oficina de Wall Street. Un día, de repente, deja de escribir amparándose en su famosa fórmula: “Preferiría no hacerlo”. Nadie sabe de dónde viene este escribiente, prefiere no decirlo, y su futuro es incierto, pues prefiere no hacer nada que altere su situación. El abogado, que es el narrador, no sabe cómo actuar ante esta rebeldía, pero al mismo tiempo se siente atraído por tan misteriosa actitud. Su compasión hacia el escribiente, un empleado que no cumple ninguna de sus órdenes, hace de este personaje un ser tan extraño como el propio Bartleby.

 

  • El baile. Instalados en un lujoso piso de París, los Kampf poseen todo lo que el dinero puede comprar, excepto lo más difícil: el reconocimiento de la alta sociedad francesa. Así pues, con el propósito de obtener el codiciado premio, preparan un gran baile para doscientos invitados, un magno acontecimiento social que para el señor y la señora Kampf supondrá, respectivamente, una excelente inversión y la soñada apoteosis mundana. Dotada de una afiliada percepción psicológica, Némirovsky condensa en pocas páginas, una historia donde la difícil relación madre-hija y el ansia de reconocimiento social se funden con la pasión por la vida y la búsqueda de la felicidad.

 

  • Mal de piedras. En Mal de piedras, Abuela nos cuenta su vida, su matrimonio y sus amores. Por este orden, porque a Abuela, así se llama la protagonista, le sucede todo con un poco de retraso, cuando ya no espera nada de la vida. Un marido que se casa con ella solo para pagar una deuda con la familia que le hospeda. Y un amor que llega inesperadamente en un balneario, a donde ella acude para tratar su “mal de piedra”, sus cálculos renales.

 

  • Seda. Esta no es una novela. Ni siquiera es un cuento. Esta es una historia. Empieza con un hombre que atraviesa el mundo, y acaba con un lago que permanece inmóvil, en una jornada de viento. El hombre se llama Hervé Joncour. El lago, no se sabe. Se podría decir que es una historia de amor. Pero si solamente fuera eso, no habría valido la pena contarla. En ella están entremezclados deseos, y dolores, que no tienen un nombre exacto que los designe. Esto es algo muy antiguo. Cuando no se tiene un nombre para decir cosas, entonces se utilizan historias. No hay mucho más que añadir. Quizá lo mejor sea aclarar que se trata de una historia decimonónico: lo justo para que nadie se espere aviones, lavadoras o psicoanalistas. No los hay. Quizá en otra ocasión.

 

  • El guardián entre el centeno. La obra maestra de Salinger, se convirtió inmediatamente de una obra de culto de toda una generación de lectores. La impresionante fuerza con que el adolescente protagonista se mira a sí mismo, es de brillantez sostenida como sólo muy pocos autores pueden lograr. Las peripecias del adolescente Holden Caudfiel en una Nueva York que se recupera de la guerra, influyeron en sucesivas generaciones de todo el mundo. En su confesión sincera y sin tapujos, Holden nos desvela la realidad de un muchacho enfrentado al fracaso escolar, a las rígidas normas de una familia tradicional, y a la experiencia de la sexualidad más allá del mero deseo.

Todas las opiniones son responsabilidad de su autor, no de los editores.